martes, 18 de enero de 2011

Guaraira Repano


Ubicación:
Está ubicado en la región montañosa
zona llamada Guaraira-Repano por los indígenas.

Está localizado en el tramo central de la Cordillera de la costa. Limitado por Catia La Mar y parte de
oeste de carcas , y por Chuspa y Barlovento al este.

Clima:
Dependiendo de la altura, la temperatura oscila entre los 4° C y los 29° C.

Superficie:
Ocupa una superficie de 85.192 hectáreas. Su punto más bajo está a 120 metros de altura, mientras que el más alto (el pico Naiguatá) se encuentra a 2.765 metros de altura.

Creación:
Fue decretado parque nacional el 12 de diciembre de 1958, mediante el decreto No. 473.

Vegetación:
Dado que el parque nacional El Ávila tiene alturas que oscilan entre los 120 y los 2.765 metros de altura sobre el nivel del mar, se puede conseguir vegetación muy diversa. En la parte inferior del parque se encuentra una vegetación de tipo sabanera, caracterizada por la abundancia de grama, con gran variedad de árboles, plantas y arbustos. Más arriba (hasta los 1.200 metros de altura aproximadamente) se consigue vegetación de tipo bosque tropófilo, es decir, árboles y arbustos que pierden su follaje durante el verano, dando una sensación de sequía. El árbol que más resalta en esta zona es el Araguaney.

Entre los 1.200 y 2.000 metros de altura, aproximadamente, se consigue vegetación de selva nublada. La constante capa de niebla que cubre esta zona ocasiona que los árboles estén siempre verdosos, y la humedad permite el crecimiento de muchas especies de orquídeas y helechos. Finalmente, a partir de los 2.000 metros de altura se encuentra vegetación de sub-páramo, es decir, muy parecida a la que se consigue en las regiones del páramo en nuestro país, sólo con algunas excepciones.

Fauna:
Es muy variada y abundante, especialmente en la zona norte del parque, que es la menos visitada por el hombre y la que se mantiene más virgen. Se consiguen mamíferos como el rabipelado, comadreja, araguato, oso hormiguero, pereza, conejo, ardilla, puercoespín, murciélago, puma, jaguar, cunaguaro, tigre, zorro y gato montes. Entre las serpientes se cuentan la mapanare, la tigra mariposa, la cascabel, la coral, la machete, la cazadora, la falsa coral, la Reinita y la culebra de tierra.

Lo que sí se ha mantenido en todo el parque, incluso en la zona sur, es la gran cantidad de especies de aves que sobrevuelan el cielo, entre ellas se encuentran el querrequerre, el turpial, el colibrí, el zamuro, el gavilán teje, el gavilán habado, la guacharaca del norte, la tortolita rojiza, la paloma turca, el cristofué, paraulata, el periquito, el vencejo grande y el carpintero habado. Algunas de estas especies son endémicas, es decir, sólo se pueden conseguir en esta zona.

Atractivos: 
Funciona como pulmón vegetal, e igualmente es el lugar ideal para recrearse y hacer ejercicio. Casi todos los caraqueños tienen por costumbre subir por los senderos del parque para pasear y mantenerse en forma. Muchos acuden los fines de semana junto a su familia para realizar desayunos o almuerzos campestres, en los jardines habilitados con mesas, quioscos y parrilleras.

El parque tiene cuatro picos principales. El Ávila, que le da su nombre al parque, es el más bajo, con 2.250 m. de altura. Allí se encuentra el famoso hotel Humboldt, inaugurado originalmente en 1956 y recuperado en el 2001. Cuenta con 70 habitaciones así como salones de fiesta y bar-restaurant. También en 2001 se inauguró el complejo Ávila Mágica, que cuenta con pista de patinaje sobre hielo, así como otras atracciones de recreación infantil. Al pico El Ávila le siguen el pico Occidental (2.480 m.), el pico Oriental (2.640 m.) y finalmente el pico Naiguatá, que con 2.765 m. de altura es el punto más alto del parque.

Cabe destacar que se puede pernoctar en el parque, si se piden los permisos correspondientes.

¿Cómo llegar?
Dado que el parque bordea a toda la ciudad capital, existen muchas vías desde Cotiza y la Puerta de Caracas, a través de las cuales se puede llegar a él utilizando vehículos de doble tracción o usando los senderos habilitados para el excursionismo, que se ubican al norte.

Una de las entradas más empleadas es el Refugio Sabas Nieves, ubicado en Altamira, que cuenta con estación de guardaparques y estacionamiento. Partiendo de allí se puede llegar caminando a la fabulosa Silla de Caracas, y a los imponentes Pico Oriental y Pico Occidental.

Otro acceso muy común es el que se encuentra en San Bernardino, y que permite visitar el impecable jardín Los Venados, acondicionado con mesas, kioskos y parrilleras para el disfrute de todos los visitantes.

Además, el Parque Nacional El Ávila cuenta con un sistema de teleférico, reinagurado y modernizado en el 2001, que le ofrece a propios y extraños la oportunidad de admirar a Caracas desde las alturas mientras sube hacia el parque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada